Un empresario puede decidir vender una actividad comercial o una empresa por diferentes motivos, lo cual dividiremos en dos artículos. En los mismos señalaremos diferentes cuestiones realizadas con estas actuaciones, cómo actuar correctamente en la compraventa de empresas, cuales son los principales perfiles de empresario que actúan en este ámbito, así como la utilización del marketing en la compraventa de una actividad.

 

1.- Cómo gestionar correctamente una venta de una actividad comercial.

Inicialmente, a la hora de proceder a la venta de una actividad comercial, es importante optar por una estrategia correcta, realizando en la medida de lo posible una actuación de reorganización de las cuentas con la finalidad de poder realizar la venta de empresas sin deudas o con los menores débitos posibles, realizando, por tanto, todas las actuaciones tendentes a ofrecer una imagen que pueda atraer el máximo de potenciales compradores posibles.

Entre las actuaciones a desarrollar, entre otras, podría citar; la reorganización interna de las funciones, la gestión del personal, o la revisión de los gastos de gestión. O sea, todas las acciones que podamos implementar para poder demostrar al potencial comprador la conveniencia de la operación, siempre que desde el punto de vista económico o de gestión sea posible.

En este punto, es importante igualmente destacar que, el éxito o la incapacidad para la gestión de una actividad no depende sólo y exclusivamente del propietario, por lo que en todo caso, será fundamental el apoyo y la predisposición del conjunto del personal de la empresa, claro está, dentro de la capacidad de intervención y responsabilidad de cada uno.

 

2. Ventajas a la hora de comprar una actividad comercial.

Quien decide comprar empresas, en muchas ocasiones se plantea si no sería mejor comenzar a emprender una actividad desde cero. Desde Inverpoint, entendemos que son diferentes los beneficios legales de adquirir una empresa ya existente. Veremos seguidamente algunos:

  • El inversor puede tener acceso más directo y simple a formas de financiación para empresas, que en caso de apertura de una nueva empresa, son más difíciles de obtener.
  • En el caso de que la empresa adquirida cuente con un equipo de trabajadores con experiencia, con conocimiento de los clientes fidelizados, el nuevo titular puede mantenerlos, beneficiándose de este hecho. Con relación a la gestión del personal, nuestro consejo siempre va dirigido a que el nuevo empresario no opte a realizar desde un inicio a cambios radicales de personal, sin tener en cuenta, en su caso, el sistema de trabajo consolidado. Por el contrario, entendemos que deberá integrar su estrategia con la del personal que se encuentra en la empresa.
  • El empresario adquirente contará con una bolsa de clientes desde el inicio, que dependiendo de su capacidad comercial y de gestión, podrá mantener, lo cual garantizará en todo caso desde el inicio de la actividad entradas regulares.

 

2.1 Cuestiones a tener en cuenta a la hora de comprar una empresa.

Al momento de la compraventa de una actividad, entre otros factores indicados, debemos tener en cuenta los siguientes:

a) Empresa en pérdidas. Uno de los mayores riesgos para la adquisición de una actividad comercial puede ser aquel de adquirir una empresa claramente en pérdidas. Es una cuestión a tener en consideración, aunque en ningún caso ello conlleva que no podamos realizar la operación. Lo importante es que en el momento de la adquisición, el comprador esté seguro de querer aceptar este desafío y tener seguridad en su capacidad de gestión. En este caso el empresario encontrará la manera de ponerse a prueba respecto a la capacidad de consecución de los objetivos marcados.

b) Brand. Otro elemento que no debemos infravalorar viene establecido por el posicionamiento en el mercado del proceso de crear y construir una marca o “brand” que tiene la empresa incluida en la acción de compraventa. Mientras mayor conocimiento se tenga de una marca, mayor será la credibilidad y confianza que ofrezca a los potenciales compradores.

c) Dimensión de la empresa. El potencial comprador igualmente se debe cuestionar si está buscando una PYME o una empresa de mayor dimensión. También es este caso será importante tener las ideas claras antes de elegir entre los anuncios de ofertas de actividades en venta. Dependiendo de la elección que realicemos cambiarán factores tales como el precio de adquisición, así como la gestión del negocio, aunque como es de entender una gran empresa contará con resultados económicos más elevados.

Una vez individualizado el tipo de actividad que queremos adquirir, el empresario adquirente debe tener en cuenta otros factores, tales como:

  • Comprobar si se poseen todas las competencias necesarias para gestionar la actividad, relacionándose con el equipo, proveedores, clientes, etc…
  • Comprender completamente las dinámicas internas del negocio.
  • Tener una estrategia de marketing y/o webmarketing a desarrollar.