Un margen no deja de ser una unidad de medida obtenida a partir de los resultados económicos de una empresa. Se expresa en porcentaje y el razonamiento del mismo supone información valiosa que puede ser utilizada para la toma de decisiones.

Pero, ¿Qué magnitudes miden los llamados márgenes?

A la hora de enfrentarnos a un análisis pormenorizado de una compañía, con el fin de conocerla, analizarla y, finalmente, valorarla, hemos de hacer una radiografía inicial de la compañía. Para ello, los márgenes nos dan información muy valiosa de la estructura y composición de las partidas generales de la cuenta de Pérdidas y Ganancias. En este estado contable se recoge información económico-financiera de una Sociedad en un ejercicio económico concreto, tanto ingresos como gastos. Este estudio nos permite evaluar si la empresa esta rindiendo de acuerdo al sector en el que opera, mejor que la media o por debajo de ella. Cuando una compañía opera en un sector concreto, es habitual recurrir a la media del sector de compañías comparables para evaluar cuán eficiente está siendo una compañía concreta en el uso de sus recursos, tanto de growth como de optimización de los costes operativos.

Para un equipo directivo, la toma de decisiones es el pan de cada día, siendo imprescindible contar con herramientas que le faciliten el acceso a información y análisis que le permitan condensar esa información de cara a la toma de decisiones.

Se pueden analizar por ejemplo si se está comprando muy caro a los proveedores y habría que renegociar las condiciones de compra de aprovisionamientos o materia prima, o se puede evaluar si el gasto de estructura resulta rígido y sostenible en momentos buenos y malos de un ciclo económico, siendo necesario quizás aligerar costes de estructura (también llamados SG&A) para adaptarse a una circunstancia dada. En estos gastos se incluyen Selling (gastos relacionados con las ventas o el marketing llevado a cabo), Generales (gastos relacionados con la explotación del negocio pero que no están directamente vinculados al numero de unidades producidas o cantidad de servicios prestados, como puede ser alquileres, seguros o algún tipo de suministro) y Administrativos (gastos de administración como pueden ser los salarios de la estructura que no están ligados a la producción.)

Y, ¿Cuáles son las principales partidas de la Cuenta de Pérdidas y Ganancias?

Los principales márgenes de la Cuenta de Pérdidas y Ganancias son aquellos referidos al Margen Bruto, EBITDA, EBIT, EBT y BN. Los márgenes suponen dividir estas cuantías sobre la Cifra de Negocio, de cara a llevar las principales magnitudes contra la facturación de la empresa. Esto nos permite obtener de forma rápida y visual la estructura de la Sociedad.

A modo de ejemplo, consideremos una empresa que factura o vende por una cuantía total de € 10.000.000 y que sus aprovisionamientos (compra de materia prima o mercaderías) son de € 6.000.000. El margen bruto sería de € 4.000.000 o, lo que es lo mismo, su margen bruto es el 40% de la cifra de Ventas. Además, emplea para el ejercicio de su actividad empleados por valor de € 2.000.000 y sus gastos de explotación (alquileres, seguros, suministros, etc) asciende a € 500.000. El EBITDA serían € 1.500.000 (€ 4.000.000 de margen bruto – € 2.000.000 de gastos de personal – € 500.000 de gastos de explotación). Si comparamos € 1.500.000 de EBITDA con el importe de la cifra de Ventas (€ 10.000.000) alcanzamos un Margen EBITDA de un 15%.

 

A modo de ejemplo, consideremos una empresa que factura o vende por una cuantía total de € 10.000.000 y que sus aprovisionamientos (compra de materia prima o mercaderías) son de € 6.000.000. El margen bruto sería de € 4.000.000 o, lo que es lo mismo, su margen bruto es el 40% de la cifra de Ventas. Además, emplea para el ejercicio de su actividad empleados por valor de € 2.000.000 y sus gastos de explotación (alquileres, seguros, suministros, etc) asciende a € 500.000. El EBITDA serían € 1.500.000 (€ 4.000.000 de margen bruto – € 2.000.000 de gastos de personal – € 500.000 de gastos de explotación). Si comparamos € 1.500.000 de EBITDA con el importe de la cifra de Ventas (€ 10.000.000) alcanzamos un Margen EBITDA de un 15%.

Consideramos que la Sociedad tiene varias naves en propiedad y emplea inmovilizado material que amortiza a razón de € 100.000 anuales. El EBIT serían € 1.400.000 (€ 1.500.000 de EBITDA – € 100.000 de amortización), siendo el Margen EBIT de un 14%. Además, la sociedad tiene un préstamo con bancos que devengan unos gastos financieros anuales de € 100.000. El EBT sería de € 1.300.000 ( € 1.400.000 de EBIT – € 100.000 de intereses o gastos financieros), siendo el Margen EBT de un 13%.

Finalmente, la sociedad tributa a una tasa impositiva del 25%. El monto total de impuestos es de € 325.000 (25% de la base imponible o EBT € 1.300.000). El Beneficio Neto de la Sociedad sería de € 975.000, siendo el Margen BN de un 9,75%.

Cabe destacar, además, que cada empresa opera en un sector concreto y, por tanto, el promedio de márgenes del sector puede ser una unidad de medida correcta para comparar el desempeño de una empresa concreta. Si una empresa tiene mejores márgenes puede deberse a la obtención de sinergias o ventajas competitivas fruto del know-how o trayectoria en un mercado. Es por ello que estos márgenes han de ser analizados con cierta periodicidad y resultan de gran importancia de cara al análisis estratégico de una compañía.