¿Cuántas veces hemos oído que hay que cambiar el modelo productivo? ¿Qué significa ese cambio? ¿Cuándo hay que acometerlo?

 

Los cambios más importantes se realizan siempre en épocas de evolución, de crisis …. Cuando se mueven los cimientos de nuestros sillones, cuando la situación hace que nos despertemos, cuando vemos que tenemos que reaccionar y crecer. Los cambios de los modelos productivos los hace siempre la iniciativa privada y no deja de ser una reacción, siempre positiva, a una situación nueva. Es siempre una oportunidad.

¡¡Ha llegado el momento!!

 

El COVID nos ha hecho ver que tenemos que reaccionar. Que debemos redimensionar nuestras empresas, que debemos hacerlas más productivas, mejores, sabiendo el momento de cada una de ellas y de cada uno de nosotros.
Debemos analizarnos, quizás es el momento de buscar la diversificación, quizás debemos especializarnos y desinvertir, quizás es una señal para vender y retirarnos. No podemos estar parados, no podemos tener miedo, no va a venir nadie a darnos soluciones. La historia es cíclica y estamos en un cambio de ciclo, aprovechemos ese cambio para crecer.

En Málaga y en toda Andalucía la importancia del turismo es vital.
El turismo nacional y el Internacional influye de manera definitiva en la riqueza y no solo interviene en sectores relacionados directamente, dinamiza sectores industriales, primarios, servicios etc.

Después de este 2020 volverá a salir el sol, volverán a llenarse nuestras playas, nuestros hoteles, nuestras fiestas emblemáticas serán de nuevo una cita imprescindible, nuestro puerto de Málaga será otra vez una parada obligatoria de cruceros, nuestros mayores disfrutaran de otoños y primaveras en los paseos marítimos, el resto de los españoles ocuparan de nuevo sus segundas residencias.

Y para que todo esto funcione, para dar servicio deberemos tener nuestras empresas preparadas, hay que utilizar este tiempo para hacerlas mejores, más rentables.

Se necesitará que las empresas de reparación y mantenimiento estén organizadas, nuestros empresarios del transporte tendrán que tener sus flotas dimensionadas, los restaurantes y hoteles deben modernizarse, el sector primario deberá especializarse, nuestros asesores, administradores, nuestras compañías de seguros tendrán que estar al día, el personal de limpieza adaptado a las nuevas necesidades, las empresas de ingeniería, de telecomunicaciones, de reformas preparadas, nuestras tiendas actualizadas, nuestros fabricantes de textil, de muebles, nuestro sector industrial ajustado….

 

Nuestro tejido económico volverá a dinamizarse y es el momento de cambiar y ajustar nuestras empresas.
Cambiar el modelo productivo no es renunciar a lo que tenemos, es hacernos mejores en lo que sabemos hacer.

Es el momento de vender las empresas o partes de ellas que pueden darnos liquidez para afrontar los nuevos retos.
Es el momento de hacer relevos generacionales y que lleguen otros, contando con nuestra experiencia, a seguir adelante.
Es el momento de comprar sociedades similares y crecer, expandirnos.
Es el momento de buscar sectores seguros para colocar el exceso de liquidez.
Es el momento de diversificar adquiriendo empresas de nuestros proveedores y clientes y hacernos crecer.

 

Es el momento de movernos y hacernos mejores.