MOMENTOS DE INCERTIDUMBRE

Comparte:

Probablemente todos los empresarios nos encontramos en uno de los momentos de mayor incertidumbre que hemos vivido. Superando a la crisis económica del 2008. En ese año sabíamos más o menos lo que había o podía pasar.

En esta ocasión se juntan más variables y factores con los que no habíamos coincidido, una post pandemia, inflación, guerra en Europa, cambio climático, y otros frentes que parece abrirse por oriente. Quizás se podían enumerar más, pero prefiero dejarlo aquí, creo es suficiente. Ya que estas situaciones, arrastran a otras  de forma colateral.

A aquellos que tienen sus negocios/empresas y no se plantean cambios como vender su empresa, o comprar otras, solo les podía aconsejar por experiencia y, siempre bajo un punto de vista muy particular que piensen en lo mejor y se preparen para lo peor.

Es imposible hacer pronósticos o intentar anticipar cualquier tiempo futuro, por próximo que sea. Siempre fue complicado. Pero en estos momentos con tantos frentes abiertos, ponerte a pensar en ello, puede ser un verdadero riesgo, y ya no para tu empresa, si no para la propia salud mental. Mañana todo puede ir a peor o a mejor. Suena a algo lógico y nada nuevo, pero no lo es, hablamos de cambios más abruptos y desconocidos, nunca antes vividos, al menos en las últimas generaciones.

Sabemos que anticipar crea ansiedad y ésta puede hacernos no tomar las mejores decisiones, pensar que todo lo malo que se augura no llegará, puede ser una buena terapia, pero ser prudentes, que no es lo mismo que actuar con miedo, puede ser el binomio ideal.

Si la cosa se tuerce, volveremos a ver quienes son los que sobreviven, a ese filtro colador que generan estas “ CRISIS” y para conseguir este hito, pienso que lo mejor es montarse en la ola y surfearla, con habilidad.
Quedarse en la orilla o sumergirte en el mar puede ser muy peligroso.

 

Toca fortalecer las habilidades y cubrir las carencias y debilidades que conocemos de nuestras empresas y de su gestión. La partida comenzará en breve y saber mover las fichas hacia delante y detrás será básico para la supervivencia. Y lo siguiente será acostumbrarnos a incluir la incertidumbre en nuestro día a día y en nuestros proyectos. En la vida de una empresa o negocio la certidumbre nunca existió al 100%. Pero tampoco existía la confusión actual.

 

VENDO O COMPRO EN SITUACIÓN DE INCERTIDUMBRE

Quizás este momento puede ser idóneo para tomar decisiones de mayor calado. Son muchos los “baby boomer” que están próximos a la jubilación o tienen una edad en la cual ya no están dispuestos a montarse en ninguna tabla de Surf.  Ya han tenido que salvar muchas olas en su vida.
Pero es normal que éstos o cualquier empresario, que quiera vender una empresa o negocio por un motivo u otro, se pregunte si es el mejor momento para hacerlo.

Cuando se decide vender, se busca conseguir el mejor precio posible. Es lógico. Pero el mejor precio será ahora, más adelante, ¿cuándo tenga que pasar lo que no sabemos qué va a pasar?
Buen dilema, si yo lo supiese me pueden creer que les aconsejaría. Pero ni para los adivinos corren buenos tiempos.

 

Sinceramente creo que lo más acertado será valorar la situación personal de cada uno. He visto casos de no decidirse a vender porque la oferta estaba por debajo de lo pretendido. Tiene su lógica. Pero tristemente no calcularon bien sus fuerzas y terminaron cerrando, o vendiendo a posteriori por un precio inferior.

 

Dejemos emociones aparte, seamos conscientes de nuestro momento y del coyuntural. Si tenemos claro que no estamos en condiciones de continuar, vendamos en el mejor precio posible.  Seguro que hay otros emprendedores o empresarios que están en momento de subida y desean hacer negocio con nuestra empresa.

Si creemos que nos quedan fuerzas para enfrentarnos a esta incertidumbre y a lo que conlleva, pues adelante!  Todos los que tienen experiencia, ya conocen que estas batallas las suelen ganar los persistentes y los que resisten. Pero lógicamente hay que tener fuerzas y ganas para ello.

 

Suerte en el camino que toméis.

 

Sobre el autor...

También puede interesarte

Suscríbete a nuestra newsletter