Contexto económico-político

En Argentina vivimos momentos de transiciones y fuertes cambios de escenarios y modelos políticos. Una vez más en nuestro país volvemos a recalcular nuestras expectativas y riesgos económicos.
Hay que tener en cuenta que Argentina es el tercer receptor de inversión directa extranjera (IED) en Latinoamérica, por detrás de Brasil y México.

Para las empresas estos momentos de transformaciones siempre generan un denso manto de incertidumbre, que al mismo tiempo impacta en la rueda económica del país y en el desarrollo diario. Sin embargo, para muchos estos momentos pueden ser un abanico de oportunidades, ya sea para emprender con nuevos servicios y productos o para reestructurar la empresa, traspasarla a las nuevas generaciones o invertir en algo propio.

Comprar una empresa en funcionamiento

En este sentido la oportunidad de comprar una empresa en marcha se perfila como una buena opción ante semejante escenario, ya que es una forma rápida de entrar al mercado, ahorrando tiempo y los complejos primeros pasos. Entre las ventajas, podemos marcar:

Ahorro. Se ahorra el tiempo y el dinero que lleva la generación de la idea de negocio, la investigación de mercado, la estructuración de la empresa, la apertura del local, taller u oficina, y el ajuste al mercado que ocurre durante los primeros meses en operación.

Foco. El emprendedor puede focalizarse inmediatamente en el funcionamiento del negocio en lugar de en elegir el nombre, decorar y equipar el lugar, seleccionar proveedores y otros aspectos de la puesta en marcha de un negocio.

Antecedentes. Se obtiene no sólo el negocio en marcha, sino su trayectoria, antecedentes y posicionamiento, lo que simplifica desde la obtención de nuevos clientes hasta la presentación para créditos o subsidios.

Ingresos. Si el negocio está en funcionamiento pleno, se comienza a facturar desde el primer día, por lo que existen ingresos desde el comienzo, e incluso puede haber ganancias previsibles.

 

 

Sin duda, que todo cambio implica una oportunidad, y es justo al finalizar un año más donde se presenta este singular panorama. Será entonces, momento para levantar la copa y brindar por un nuevo comienzo lleno de nuevas y buenas expectativas para todos los argentinos.