Se vende empresa de limpieza ¿Te interesa?

 

¿Qué tiene de atractivo las empresas de servicios de limpieza?

 

Las empresas de servicios de limpieza son negocios que disponen de unos ingresos recurrentes y este tipo de negocios con servicios recurrentes están en auge en las operaciones de compraventa (empresas de asesoría, administraciones de fincas, correduría de seguros, servicios auxiliares de limpieza, … etc.)

 

Todas ellas tienen un punto en común, que disponen de una base de clientes a los cuales se les presta un servicio normalmente recurrente, base de clientes muy estable, lo cual hace que sea un negocio atractivo a empresarios del propio sector e incluso a inversores.

 

Las empresas de limpieza por tanto disponen de servicios, con facturaciones recurrentes mensuales muy estables, además de otras facturaciones por servicios de trabajos extras.

 

Uno de los puntos que está establecido en la mayoría de los convenios del sector, es la subrogación del personal, ello hace que el riesgo para el comprador al perder el servicio que se presta a un cliente reduzca el impacto económico del coste del personal, ya que el trabajador va con el servicio que se presta.

 

¿Cómo está el sector y quiénes son los interesados en la compraventa?

 

La subcontratación de los servicios de limpieza hoy en día es un hecho en todo tipo de negocios, comunidades de vecinos, empresas, locales, ello ha hecho que el volumen de trabajo de servicios de limpieza en los últimos 10 – 15 años haya crecido mucho, con la creación de nuevas empresas en el mercado, existiendo hoy en día un importante volumen de pequeñas empresas y autónomos que nacieron con el auge de la subcontratación de estos servicios.

 

En estos últimos años, es cuando tras haber transcurrido un periodo de varios años de actividad, hay propietarios en edades próximas a la jubilación, que están en fase de querer transmitir sus negocios y es por ello que se están realizando más operaciones de transmisión, dado que por la parte compradora o inversora hay interés en el sector.

 

Las operaciones de compra-venta se realizan mayoritariamente con empresas del propio sector que buscan un crecimiento orgánico mediante la compra de otras empresas o mediante la compra de la cartera de clientes.

 

Las operaciones van creando formaciones de empresas del sector de mayor tamaño, algunas de ellas prestadores de servicios integrales de Facility services. (servicios de limpieza, de mantenimiento, seguridad, catering, …etc.)

 

¿Que hay sobre la transmisión de carteras de clientes? ¿qué riesgo tiene la compra de una cartera?

El crecimiento mediante acciones comerciales de captación de clientes tiene un coste económico elevado y es lento en plazo de tiempo, por ello la adquisición o compraventa de carteras de clientes es una solución a ese crecimiento, siendo por lo general atractivas estas operaciones, debido a que el crecimiento es rápido.

 

Normalmente la empresa compradora aúna sinergias y aprovecha su estructura para dar servicio a la cartera adquirida, reduciendo costes y aprovechando sinergias de compra de materiales de la actividad que por economía de escala obtiene unas mejores condiciones. Ello hace que el comprador mejore resultado y mejore sus condiciones para poder optar a la captación de nuevos clientes.

 

Por ello muchas de estas operaciones de transmisión de pequeños negocios se realizan mediante la compra-venta de la cartera de clientes por otras empresas de mayor tamaño, como se da también en el sector de limpieza principalmente con los clientes de los autónomos.

 

Los riesgos principalmente son la pérdida de clientes y la subrogación de personal:

 

  • La pérdida de algunos de los clientes por el mero hecho de cambiar la titularidad del que presta los servicios es una realidad, que se tiene que estimar con un pequeño porcentaje de pérdida de clientes y de su facturación. En este sector concreto de la limpieza su efecto se mitiga en una parte, la del personal, por la obligación de la subrogación del mismo no manteniéndose el coste de dicho personal ante la pérdida del cliente.
  • La subrogación del personal supone la absorción del mismo con todas sus condiciones contractuales anteriores, y el impedimento de poder elegir su propio personal. Si el personal empleado resulta no ser el adecuado para el desarrollo del trabajo, el nuevo empleador debe de asumir su rendimiento o bien despedirlo indemnizándolo con su antigüedad heredada.