Después de superar la fase de la crisis sanitaria, que esta no entiende de capital, de clases, ni de empresarios o empleados. Nos encontraremos en otra situación también común, pero con posibilidades y situaciones diferentes. Ya no dependeremos de la sanidad o de que el virus nos afecte o no a todos por igual.

 

Dependerá de factores como pueden ser la liquidez con la que cuenten las empresas y autónomos. Y pensando más allá de este factor clave que será básico. Nos encontraremos con otras variables también vitales, como poder contar con estructuras viables y flexibles para afrontar las dificultades que nos vamos a encontrar al menos a corto plazo.

 

Entiendo que de forma diferente o no, vamos camino de otro filtro y selección natural como ocurrió en el 2008.  Quizás, el único apunte positivo, que todavía puede estar en nuestra mente, es lo que se pudo aprender de aquella crisis para poder anticiparnos a lo errores de tiempo o de precisión que cometemos muchos empresarios. Ya no para preverla si no para gestionarla.

 

En aquellos momentos entre otras cosas, eché en falta algo muy importante, la solidaridad, de todos los estamentos e incluso de las personas.
Ni los bancos, ni los políticos se acordaron de nosotros, todo lo contrario, se acordaron de ellos mismos “rescates bancarios” y … Pero si supieron llevar al pueblo al pan y circo de la Eurocopa y el mundial a nuestro sentido patrio.

Sabemos a ciencia cierta que aún no hemos salido de aquel pozo y nos metemos en otro del cual desconocemos su profundidad.

 

Pero sabéis,tengo un alto grado de optimismo ante esta situación,  por algún momento pensé que podía ser un estado emocional momentáneo, por mi visión emprendedora de la vida, pero no, es real y está basado pensamientos racionales, obviamente siempre con el factor corrector a la baja que ante el pesimismo tiene un presente para transitar por este mundo.

 

Esta vez si espero que la ola de solidaridad humana que se está tejiendo en la sociedad con esta pandemia, llegue también a las esferas económicas. Esto será básico, desde los organismos públicos, nacionales e internacionales,. FMI, BCE, gobiernos ,sumado a los agentes privados;  bancos, empresarios y trabajadores.

 

Los primeros deben de darnos confianza y liquidez y olvidarse de la deuda por un tiempo.  Y los segundos, pensar que debemos de trabajar como siempre y mejor que siempre.  ¿Cómo se hace esto?  Entre otras cosas, olvidando la critica, el egoísmo y el victimismo

 

Asumiendo riesgos con inteligencia, dotando y preparando a nuestras empresas y negocios de las mejores ideas y herramientas,  para conseguir ser competitivos en el mercado.

No recortemos en marketing,  ni en digitalización. No bajemos tampoco los precios, estamos pagando muy caro todavía el LOW COST de la anterior crisis, esto no puede ser China, no estamos preparados, ni es nuestra forma de ver y estar en la vida.
Sé que me dirán que ¿Cómo aguantamos si ya estamos mal?  pero yo les responderé que lo entiendo, pero si toman esas medidas de recortes en estas áreas,  no es que estén peor en el futuro, es que probablemente NO estarán. Hay muchas mejoras que son internas y en muchos casos es cuestión de dedicarle más tiempo que inversión.  Así también ocurre con las externas.

 

Les aseguro que si le dedicamos el mismo tiempo que nos va a ocupar en pensar qué nos va a ocurrir en el futuro a pensar en mejorar nuestra web, nuestras presentaciones, la imagen de nuestro producto o la diversificación del mismo para hacerlo más atractivo y viable, estaremos acertando, porque el final será el de siempre, saldrán de ésta, los mas activos, los más ocupados que preocupados, los que, en lugar de llorar, buscan soluciones. Ósea, los mas fuertes.
Aquí no se trata de músculo, salvo el financiero, pero por mucho capital que tuviésemos, este nos duraría lo que nos duraría, sin duda es el momento de las actitudes más que de las aptitudes.

 

Es un momento para las ideas y el ingenio, no para llorar en el hombro mas cercano, esto no nos lo podemos permitir.

 

Liquidez si, atrevimiento, pasión, humor y proactividad mas.

 

Un abrazo a todos y a luchar.